DERECHO A LA IGUALDAD

Matrimonio Igualitario
El 15 de julio de 2010 se sanciona en la Argentina la Ley 26.618 de Matrimonio Igualitario, reconociendo una deuda que el Estado tenía con miles de hombres y mujeres que durante muchos años luchaban por esta ley.

“Estamos ante un modelo institucional ético, de ampliación de derechos muy importante. La Argentina dio un paso trascendente porque cada vez que un país se decide a la ampliación de derechos como el matrimonio igualitario, ese país crece democráticamente”. Con estas palabras Néstor Kirchner se mostraba conforme al reconocer este avance en el derecho por la igualdad.

A partir entonces, el Estado se comprometía en sostener y garantizar el principio fundamental de la igualdad, removiendo todas las barreras y obstáculos en el pleno ejercicio y goce de los derechos. Además reconocía la plena ciudadanía de la población lesbiana, gay, bisexual, travesti, transexual, intersexual (LGBTTI) de sus hijos y de sus familias.

Antes las parejas no tenían el marco legal correspondiente, aquellos que se quedaban solas no tenían derechos, quedaban desamparadas. El matrimonio igualitario permite que el Estado reconozca a las parejas tanto como grupo familiar como a sus miembros, considerando en forma individual: derechos de herencia, obra social, pensiones, asistencia social, beneficio en políticas migratorias, la capacidad de poder decidir por otro en situaciones de imposibilidad, poder acompañarlos al familiar que está internado. Garantizar el derecho de propiedad, de seguridad, del apellido en caso del fallecimiento de algún miembro de la pareja.

La Ley de Matrimonio Igualitario es también para toda la sociedad porque pone de manifiesto el principio de igualdad que da cuenta de la diversidad, donde se deja en claro que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Reconociendo además que las parejas del mismo sexo han existido siempre, claro que durante muchos en Argentina han sido invisibilizadas, han debido vivir escondidas, y hasta muchas veces perseguidas, cuestionadas y maltratadas.

Luego de varios años, la experiencia argentina se extendió a otros países de America Latina. En 2013 Uruguay, durante el mandato de José Pepe Mujica, siguió los pasos de Argentina sancionando la Ley de Matrimonio Igualitario. Lo mismo ocurrió en Brasil, convirtiéndose en el tercer país de la región en aprobar una resolución en favor de la igualdad.

Durante los primeros sies meses de vigencia de la Ley, 1100 parejas del mismo sexo contrajeron matrimonio. Luego de seis años, el número se ha elevado a más de diez mil parejas que gracias a la Ley de Matrimonio Igualitario pudieron cumplir sus sueños.

Está ley fue el principio de una importante decisión política de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner de ampliación de derechos, siguiendo luego la Ley de Identidad de Género sancionada el 9 de mayo de 2012, única ley de identidad de género del mundo que, conforme las tendencias en la materia, no patologiza la condición trans.

Se han cerrado los comentarios