Nunca caminarás solo: Gastón Aparicio

gastn

«Cuando el cerró sus ojos, miles de pibes quebramos en llanto sin entender muy bien el por qué. Después lo entendí militando. Cómo no estar triste si se había ido la persona que le tiró una soga a mi generación dándole una herramienta tan grande como es la política”, recuerda nostálgico el compañero responsable de La Cámpora en Guaymallén Gastón Aparicio al padre de esta maravillosa juventud.

Si Néstor Kirchner le devolvió la política a miles de jóvenes, “Cristina en pocas palabras nos marca el camino. Es quien supo conducir todo ese hormiguero que sacudió Néstor. Despertó un amor sin límites, nos contiene, nos enseña que el amor derrota al odio, que unidos y organizados es la única forma para entender que la patria es el otro”.

Gastón Aparicio nació el 17 de Agosto de 1989 en Mendoza, y desde su infancia vive en Guaymallén, uno de los Departamentos más populosos de la provincia. Su militancia en la organización nació luego del hecho más significativo y doloroso para los miles de jóvenes que siguen este proyecto nacional y popular: la despedida de Néstor Kirchner. Ver a los miles de compañeros reunidos en la histórica Plaza de Mayo le hizo un clic. “No puedo hacer mas la planchita, quiero militar ya”, se dijo a sí mismo, y ese momento llegó para el feriado de carnaval en febrero de 2011.

Gastón nunca fue ajeno a la militancia, si no por el contrario, desde la cuna estaba empapado de política. Su abuelo, quien sufrió la dictadura en carne propia (se lo llevaron en el 76), sufrió innumerables torturas, y después de un largo tiempo que nadie supo de él, volvió destruido físicamente pero con mucha más fuerza y convicción que nunca, al punto que antes de morir le pidió a su hijo, el padre de Gastón, ir con el tubo de oxígeno portátil a su última marcha del 24 de marzo. Otro pilar claramente fue su padre: militante activo las 24 horas, hoy Secretario General de un sindicato que representa a los trabajadores y no a los intereses corporativos, y que defiende este proyecto nacional porque entiende que es el único que le dio al pueblo los derechos que por tantos años les negaron.

dscn0315 copiar

Ya de pequeño Gastón incorporó la política como algo natural. Desde que nació cuenta que todos los 24 de marzo iba al kilómetro cero de la ciudad para acompañar a su padre en las innumerables luchas que participó. «Me acuerdo de estar en brazos de mi viejo cuando peleaban para que no privaticen EDEMSA o las ollas populares, y tantas peleas para que la gente no pierda su laburo en los 90. Ni hablar del 2001», relata algunas de las resistencias a las políticas neoliberales que destruyeron al país.

La militancia se transformó en una forma de vida donde Gastón dejó absolutamente de lado lo individual para entregar todo al otro en pos de un colectivo. “La única forma de cambiar las cosas es participando», sentencia el compañero, quien desde a fines de 2011 organiza territorialmente el Departamento de Guaymallén. En un principio eran tres compañeros dispuestos a dejar todo por el proyecto en el lugar donde crecieron. Después de arduo trabajo, y con el esfuerzo de muchos militantes, se abrió la Unidad Básica «Manuel Belgrano» situada en el Distrito de Villa Nueva, que es el hogar de debate no sólo de los compañeros sino también de todos los vecinos que se acercan diariamente.

La Unidad Básica no sólo es el centro de reuniones y debates políticos sino también es el espacio donde los vecinos pueden recibir respuestas ante problemáticas que se le presentan. Este hogar compañero es recordado por ejemplo cuando se realizó una campaña para recibir donaciones para los afectados del fuerte temporal que azotó a la provincia a principios de febrero. Sin dudas que la consigna La Patria es el Otro, lanzada por la compañera Presidenta Cristina Fernandéz de Kirchner, llegó también a Cuyo. “Nosotros los militantes tenemos un deber muy importante que es estar con el otro, hacerle frente a sus reclamos y necesidades, y hacer lo posible por ayudar», puntualiza respecto a una de las tareas de la militancia en la organización.

1239416_470365493075329_2103645100_n

Ese otro muchas veces es el par. Ese que se ve todos los días en una actividad en el barrio o en la universidad y la escuela, no es nada más y nada menos que el compañero. La militancia genera una unidad tal que logra que el compañerismo sea algo tan difícil de explicar pero muy fácil de sentir. Gastón lo revela muy bien cuando recuerda una anécdota que vivió cuando llevaba muy poco tiempo en la agrupación. Era un 20 de junio cuando generalmente se festeja el Día del Amigo con aquellos que siempre estuvieron y que forman parte de su círculo íntimo, de su vida cotidiana. Por el contrario, Gastón lo festejó en la Unidad Básica con pibes que había conocido recién hace cuatro meses pero que en realidad parecían de toda la vida. Había algo que los unía en ese momento, que no era el tiempo justamente, sino que era ese amor por este país y este proyecto nacional y popular que conduce Cristina. Esa a convicción de creer que estaban en el lugar correcto haciendo algo por este país que quedó tan golpeado, y sufrió tantos estragos en el pasado, pero que sin dudas hoy tiene guardianes como la maravillosa juventud que participa con ganas de comerse la cancha con un único fin: el amor a su Patria.

Hoy Gastón trabaja en Acequia, primer canal público de la provincia de Mendoza inaugurado por la compañera Cristina gracias al impulso de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, y destina todo el tiempo que puede a esta organización política que tanta alegría le da. Satisfacción que le llegó no solo como militante sino también como persona cuando cumplió sus 24. El compañero festejó su cumpleaños militando todo el día en dos barrios, más ocupado que la actividad saliera como se había previsto, ultimando todos detalles. Allí se llevó una gran sorpresa ya que sus compañeros y los vecinos lo despidieron al final de la jornada de militancia arrojándole harina y huevos, y por supuesto, le cantaron el feliz cumpleaños al ritmo de la marcha peronista, demostrando el cariño inmenso que sienten hacia él.

“Este proyecto político vino para quedarse y es a largo plazo. La realidad es que muchos no lo entienden así, y comienzan a instalar en la opinión pública la creencia que este modelo empieza a cumplir un ciclo, que todo esto hermoso que vivimos en la última década fue un sueño y que se termina”, analiza Gastón ante las amenazas mediáticas de fin de ciclo.

Pero como si las canciones no sólo expresaran sentimientos sino también premoniciones, Gastón sostiene que la frase de un cántico muy popular «militaremos de sol a sol, somos los pibes los soldados de Perón», sintetiza a esta juventud. “Este modelo no se termina mientras los jóvenes sigamos creyendo. Vamos a dejar todo, hasta el último aliento y suspiro, para seguir profundizando este proyecto que le cambió la vida a miles de Argentinos Que se queden tranquilos que hay Kirchnerismo para rato”, finaliza este fiel soldado peronista.

image_005

 

Se han cerrado los comentarios